estoy siendo abducido por secta

¿Cómo sé si estoy siendo abducido por una secta?

Comúnmente y cuando nos incorporamos en algún tipo de culto religioso, lo solemos hacer principalmente, porque en nuestro hogar siguen determinada religión o creencia o ya porque siendo adultos, decidimos seguir determinada doctrina que podemos asumir nos dará las respuestas que buscamos o el estilo de vida que deseamos.

Muchas de estas religiones tiene sus feligreses y son aceptadas por la sociedad sin ningún problema, dado que sus preceptos no son violentos y fomentan los valores de la comunidad o porque son ampliamente seguidas por miles de personas alrededor del mundo.

No obstante, puede ocurrir que en ciertos casos se nos presente la situación en que un grupo religiosos o lo mejor conocido como sectas, nos intente llevar hasta sus doctrinas para que sigamos la ideología que ellos predican.

¿Acabas de conocer a alguien y no te deja de hablar de lo maravilloso de su religión?, ¿Sientes que te insisten mucho para que los conozcas? Si te encuentras hostigado por un grupo religioso que quiere enseñarte los beneficios de su creencia, es muy probable que te estén reclutando.

 Para saber las señales que te asegurarán esto, sigue leyendo este artículo.

¿Qué señales indican que te está reclutando una secta?

Búsqueda

Lo primero que hacen las sectas es buscar personas que les aporten algo a su comunidad, ya sea alguien inteligente, trabajador, activo, con alguna profesión es específico, anciano que tengan dinero o familias enteras para sus comunidades.

Esto dependerá del sistema por el cual se rige la secta.

Personalidad

Las sectas por lo general buscan persona con una personalidad determinada, como los solitarios, dependiente, quienes anhelen un significado, los que respeten a la autoridad, los idealistas, personas que deseen participar en algo más grande que ellos.

Si tu personalidad es así, si te sientes solo o te gusta complacer a los demás y además eres inteligente o hábil en alguna actividad, es probable que una secta busque reclutarte para que puedan utilizarse en su comunidad.

Amistades y familiares

Aunque no lo creas, los principales reclutadores son personas de tu propio círculo familiar o amigos cercanos, con los cuáles has compartido y ahora ellos quieren, dado la cercanía que tienen contigo, llevarte a su ideología y que seas creyente como ellos.

Sin importar quien sea, si alguien te insiste constantemente que formes parte de su religión, debes apartarte de esa persona.

Información personal

Una de las primeras cosas que harán es obtener datos sobre lo que te gusta, tus interés, las actividades que haces, los lugares que visitas, para así ir copiando cada uno de esta cosas para que después puedan acceder más fácilmente a ti.

La oferta

Al conocer información importante sobre ti, después te harán una oferta que te será difícil de esquivar, te propondrán algo que estés necesitando en ese momento, como ir a un seminario, tomar una bebida o ir a comer, algo con lo cual puedan tener un contacto directo contigo.

Además, usarán la técnica de reciprocidad y lo cual funciona así: te ofrecieron algo y ahora se lo debes. Son también hábiles mentirosos, así que sabrán engañarte.

Te será complicado marcharte

Cuando estés con ellos, asistas a una de sus reuniones o cenes con alguna persona de la secta, no será difícil irte, ya sea porque ellos te trajeron, estas en un lugar lejano donde no hay transporte o porque te comprometiste. Durante todo el día ellos estarán contigo, sin dejarte solo.

Pequeños grupos

Las sectas pueden hacer pequeños grupos, ya sea de ejercicio o de lectura, para así atraer a los nuevos integrantes, para así darles un entorno donde se sienta cómodos mientras los van adoctrinando.

Muchas de las sectas realizan actividades en las comunidades, en las escuelas para que así las personas los consideren “buenos”.

Control mental

Todas estas acciones se combinan con técnicas de control o sugestión mental, para que puedan atraer fácilmente a sus creencias, enamorándote al copiar tus acciones y actividades, haciéndote sentir que son cercanos y comparten los mismos intereses.

Después se aprovechan de cualquier problema que tengas en tu vida, lo cual es muy común en las personas, dándoles una dirección para que su vida pueda tener algún sentido.

Y por último, aprovechando esta necesidad para indicar que, para ser lo que debes ser, primero debes entrenarte y adiestrarte en su comunidad para que puedas cumplir con tu “misión”.

Si te encuentras con personas que constantemente quieren compartir contigo, suelen tener por causalidad tus mismos gustos, te llevan a seminarios, te hablan de sus creencias y lo que pueden hacer en tu vida, es muy probable que una secta esté reclutándote.

Las creencias son normales en todas las culturas, ellas definen mucho como crece y se desarrolla una sociedad, sin embargo, debe existir la libre elección de seguir cualquier tipo de ideología que uno quiera y en la que sienta a gusto.

Las sectas suelen buscar adoctrinar sin el permiso de la persona, por medio de métodos de convencimiento que ellos mismos han preparado detenidamente, lo que provocará que, si la persona es de carácter débil o dependiente, es más probable que sea buscado por una secta, así que se debe tener mucho cuidado.

Deja un comentario