historia del vino y excursiones actuales

La cata de vinos en Barcelona es dar un paseo por la historia

Se dice que por los años 1970 y 1980, a expertos del vino se le pidió comentar sobre la calidad de los vinos españoles y dijeron cosas como “sobre-azufrados” y “oxidada”, pero eso es totalmente falso, ya que la cata de vinos en Barcelona es algo que lleva haciéndose desde hace décadas.

Cata de vinos en Barcelona para personas que admiran esta bebida

Esas décadas fueron desfavorables, sin embargo, España ha dado pasos considerables en la producción de vino y ha emergido como uno de los líderes mundiales en la innovación y la investigación del vino, así como centro mundial predilecto para la cata de vinos.

Después de todo, las vides de España fueron las que proporcionaron las semillas para la producción de vino con éxito en las Américas y en otros lugares.

Ahora, con una creciente reputación para la producción de grandes cantidades de vinos de calidad y finos, España está generando un gran interés entre los críticos de vino. De hecho, España es considerada como el mejor lugar de Europa para encontrar vino de calidad a precios increíbles y Barcelona tiene que ver con este auge del vino y el florecimiento de la cata de vinos.

La cata de vinos en Barcelona y España tiene su historia

La Península Ibérica fue frecuentada por los invasores durante el primer milenio: los celtas, fenicios, cartagineses, griegos, romanos y visigodos. Uno de los grupos más influyentes en llegar fueron los árabes que invadieron la región en 711 y conquistaron toda la península.

Pasaron unos 700 años antes de que los reinos cristianos del norte fueran capaces de derribar los últimos vestigios de la dominación musulmana al apoderarse de la ciudad de Granada en 1492.

Durante la segunda mitad del siglo XII, sin embargo, los cartujos de Francia llegaron al norte de España para difundir el cristianismo y establecer la primera rama española de la orden en la comarca del Priorat.

Más tarde, los monjes se encargaron de cubrir las montañas con viñedos.

La producción de vino se restringió al Priorat y no fue hasta el siglo XIX que se usaron 15.000 hectáreas para la vinificación de la región.

Pero un piojo de la vid destruyó la industria vinícola del Priorat en 1900, obligando a muchos granjeros y familias productoras de vino a emigrar.

Los agricultores que se quedaron sin nada, eventualmente volvieron para plantar almendras, avellanas y aceitunas de modo alternativo, pero no fue hasta 1950 que se comenzó la replantación de viñedos.

Los cultivos de uva fueron creciendo con los años

El progreso fue lento, sin embargo y por la década de 1980 sólo alrededor de 900 hectáreas había sido plantada con cultivos de uva.

Conocido por su clima seco y la pobreza del suelo, la comarca del Priorat tiene tan poca lluvia en el año que los residentes locales dicen que las vides son capaces de “aspirar el agua de una piedra”, aunque bien se sabe que las mejores excursiones para saborear vino están en Priorat con Taca de Ví.

Tienen algo de razón, ya que la zona es de origen volcánico y su suelo se compone de pizarra, cuarcita y pequeñas partículas de mica. A nivel mundial, esta zona es una de las más frecuentadas por los amantes del vino para disfrutar de una singular cata de vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *